Photo
Empowerment & Opportunity for Direct Sales Professionals

Venta Directa

Introducción

La venta directa constituye un canal de distribución dinámico, vibrante y de crecimiento rápido de comercialización de productos y servicios directamente a los consumidores. El propósito de este documento es describir la venta directa y las ventajas que trae al mercado.

Fundada en 1978, la WFDSA es una organización voluntaria, no gubernamental, que representa a la industria de la venta directa en el ámbito mundial como una federación de Asociaciones de Ventas Directas nacionales (AVD). Actualmente existen más de 50 AVD representadas en la Federación y en 1997 las ventas minoristas mundiales de sus miembros se estimaron en más de 80.000 millones de dólares (E.U.A.) mediante las actividades de más de 25 millones de vendedores independientes.

La Federación mundial y sus asociaciones nacionales afiliadas siempre han comprendido la necesidad de conducta ética en el mercado y por ello, la WFDSA ha desarrollado Un Código de Conducta mundial para las Ventas Directas que todas las Asociaciones Nacionales han aprobado y aplicado a sus códigos nacionales. Todas las compañías de venta directa, incluso las que se pueden describir como compañías de venta multinivel o por redes, convienen en sujetarse a dichos códigos como condición para afiliarse a una Asociación nacional.

Venta Directa

La venta directa se puede describir mejor como la comercialización de productos y servicios directamente al consumidor, cara a cara, generalmente en sus hogares o los hogares de otros, en el lugar de trabajo y otros lugares fuera de locales minoristas permanentes, normalmente mediante la explicación o demostración personal de un vendedor directo independiente. Los vendedores se conocen comúnmente como vendedores directos.

La fuerza de la venta directa radica en su tradición de independencia, servicio a los consumidores y dedicación al desarrollo empresarial en el sistema de libre mercado. La venta directa provee oportunidades de negocios accesibles a los individuos que buscan fuentes alternas de ingreso y cuya entrada no está restringida generalmente por género, edad, educación ni experiencia previa. Debe notarse que en todo el mundo, la gran mayoría de los vendedores independientes son mujeres y la mayoría trabajan en sus negocios de venta directa a tiempo parcial. Un muy pequeño porcentaje de vendedores directos es de empleados de las compañías proveedoras de los productos que ellos venden.

Los vendedores directos independientes son aquellos individuos que participan en representación de sí mismos o en representación de una compañía de venta directa, en la venta de productos y servicios mediante contactos personales de venta, en algunas jurisdicciones se refieren a ellos comúnmente como contratistas independientes. Esencialmente, esto significa que dichos vendedores independientes no son empleados de la compañía que provee los productos que distribuyen, sino personas de negocios independientes que operan su negocio propio. Dichos vendedores directos independientes tienen una oportunidad de obtener ganancias de sus negocios y también aceptan la responsabilidad por los riesgos asociados con la operación de un negocio.

Los productos que venden los vendedores directos son tan diversos como la gente misma e incluyen: cosméticos y productos de cuidado del cutis; artículos de tocador y de lavandería; aspiradoras y enseres domésticos; especialidades para el hogar; productos de limpieza para el hogar; productos alimentarios y de nutrición; juguetes, libros y productos educacionales, así como ropa, joyería y accesorios de moda, por mencionar algunos.

Generalmente, dichos productos se venden en el contexto de las presentaciones de grupo (Plan de Reuniones) o de persona a persona (de uno a uno). En el método de Plan de Reuniones, los vendedores directos demuestran los productos a un grupo de asistentes, invitados por un(a) anfitrión(a) en cuyo hogar u otro lugar se lleva a cabo la demostración. En contraste, otros vendedores directos a menudo explican y demuestran los productos que ofrecen a consumidores en la comodidad del hogar del consumidor, cuando le sea conveniente a este último.

La venta directa proporciona importantes ventajas a los individuos que desean una oportunidad de obtener ingresos y desarrollar un negocio propio; los consumidores que disfrutan de una alternativa a los centros comerciales, los almacenes departamentales o similares, y; al mercado de productos de consumo. Ofrece una alternativa al empleo tradicional para quienes desean una oportunidad de ganancias de ingreso flexibles para complementar el ingreso de su hogar, o cuyas responsabilidades o circunstancias no les permiten un empleo normal a tiempo parcial o completo. En muchos casos, las oportunidades de venta directa se desarrollan en una carrera satisfactoria para quienes logran éxito y deciden proseguir con su negocio de venta directa independiente a tiempo completo.

El costo de un individuo para comenzar un negocio independiente de venta directa es normalmente muy bajo. Usualmente, un paquete de ventas de precio modesto es lo único que se requiere para alguien que está comenzando, y se requiere muy poco o nada de inventario u otros compromisos en efectivo para comenzar. Esto implica un gran contraste a las franquicias y otras oportunidades de inversiones de negocios que pueden requerir gastos sustanciales y exponer al inversor a un gran riesgo de pérdida.

Los consumidores se benefician de la venta directa por la comodidad y el servicio que provee, incluso la demostración y explicación personal de productos, la entrega a domicilio y las generosas garantías de satisfacción. Asimismo, la venta directa provee un canal de distribución para las compañías con productos innovadores o singulares que no están fácilmente disponibles en las tradicionales tiendas minoristas, o a quienes no pueden gastar lo suficiente para competir con los enormes costos publicitarios y promocionales asociados con obtener espacio en los anaqueles minoristas. La venta directa mejora la infraestructura de distribución minorista de la economía y provee a los consumidores de una práctica fuente de productos de calidad.

Un componente importante de la industria de la venta directa es la comercialización multinivel, también conocida como comercialización por redes, comercialización por estructuras, o venta directa multinivel y que durante muchos años, ha comprobado ser un método muy exitoso y efectivo de compensar a vendedores directos por la comercialización y distribución de productos y servicios directamente a los consumidores.

La venta directa no debe confundirse con términos como comercialización directa o ventas a distancia que se pueden describir como un sistema interactivo de comercialización que utiliza uno o más medios de publicidad para efectuar una respuesta considerable y/transacciones en cualquier lugar, con sus actividades almacenadas en una base de datos. Algunos tipos comunes de técnicas de comercialización directa y ventas a distancia son el telemercadeo, correo directo y respuesta directa.

Aunque las organizaciones de ventas directas utilizan ocasionalmente algunas técnicas de comercialización directa o ventas a distancia y tecnología para mejorar su negocio, la principal diferencia entre los dos métodos de comercialización es la relación "cara a cara" o la presentación personal que siempre constituyen un aspecto de la relación de venta directa.

Códigos de Conducta

La Federación mundial y sus AVD nacionales reconocen que la libertad de empresa conlleva la obligación de considerar no sólo el bienestar personal propio, sino también el de los demás y el de la industria como un todo. La WFDSA siempre ha respaldado la necesidad de conducta ética en el mercado y en 1994 aprobó los Códigos mundiales de Conducta para las Ventas Directas, que todas las AVD nacionales están requeridas a establecer en sus códigos nacionales. Asimismo, las compañías de venta directa deben convenir en sujetarse a dichos códigos como condición para asociarse a una AVD nacional.

Los Códigos de Conducta mundiales para las Ventas Directas establecen cláusulas para la satisfacción y la protección de los consumidores; la protección de vendedores directos; el fomento de competencia justa dentro del marco de la libre empresa, y; la representación ética de la oportunidad de ganancias de la industria. Los Códigos constituyen una medida de auto reglamentación de la industria de venta directa. No son leyes, pero el cumplimiento de los Códigos a menudo requiere un nivel de comportamiento ético que excede los requisitos jurídicos nacionales.

La principal responsabilidad para la observancia de dichos Códigos resta en cada compañía de venta directa. Sin embargo, es responsabilidad de cada AVD nacional, designar a un individuo o cuerpo independiente como Administrador del Código para verificar la observancia de los Códigos por las compañías asociadas. En el evento de una transgresión a dichos Códigos, el Administrador dará conclusión a cualquier queja sin resolver.

La industria de la venta directa es una parte vital y creciente del sector de pequeños negocios. Tiene la increíble capacidad de suministrar una gran variedad de oportunidades de ingresos a millones de individuos en el mundo que puedan estar buscando alternativas de carreras, flexibilidad en el horario de trabajo; transición de la dependencia de programas de asistencia social, u; operar un pequeño negocio de éxito en el cual se requiere muy poca o ninguna inversión. Los Códigos mundiales constituyen un medio por el cual la industria de la venta directa trabaja para garantizar que la misma continúe realizando una contribución positiva al desarrollo nacional.

Posición de la WFDSA

La WFDSA y las Asociaciones nacionales de Ventas Directas han demostrado mediante los Códigos mundiales de Conducta, la dedicación de sus miembros a las prácticas justas y éticas en el mercado.

La WFDSA se opone a cualquier legislación o reglamento oneroso, o que afecten adversamente la capacidad de los vendedores directos independientes legítimos de suministrar productos y servicios de calidad a los consumidores, o que de otra manera restrinjan innecesariamente las oportunidades de ingresos de dichos individuos. La WFDSA considera que un ambiente jurídico y reglamentario que permita el florecimiento de los pequeños negocios es esencial para llevar las ventajas de todos los tipos de venta directa a los consumidores y al mercado.

La WFDSA respalda firmemente la legislación/los reglamentos congruentes con los Códigos de Conducta de la WFDSA, diseñados para proteger a los consumidores de actividades de operadores fraudulentos o sin escrúpulos.